Tengo atrapada en ámbar tu memoria

Sólo intenta mi verso traicionarme,

quiero escribir ayer y escribo beso

y no deja ese beso de nombrarte,

de recordarme el fuego de tus labios

que fueron llama viva de mi boca .

Una palabra más y escribo verte

y brotan en mi verso acantilados

que descansan en mar de tus caderas

en un atardecer de luz desmantelada

festoneando noches de escarlata,

Reapareces desnuda en cada verso,

cada acento te nombra y enaltece

y busca en el misterio de las voces

el eco que provoca tu presencia.

Mi verso en asonancia te reclama,

si escribo una palabra reapareces,

regresas al azul de madrugada,

resurges de la luz y del silencio

revives de la nieve y de la llama,

te dibujas dormida en cordilleras,

renaces sigilosa, subes, bajas,

ardiente me recorres por las venas

y buscas en mi abismo desbocada

la claridad del néctar sumergido

donde pierden sentido las palabras

para estallar de gozo en los confines

donde la mar la calma nos regala.

El poema eres tú. Si escribo noche

me abrazas en la sombra del desvelo

y sueño de tu luz vertiginosa.

Si escribo paz, escribo tu mirada

y cálida tu mano me protege

de esquinas que separan mi reposo.

No tengo voluntad para el olvido,

sólo me queda el eco del susurro

que el circulo dibuja en la madera.

Tengo atrapada en ámbar tu memoria.

Antonio Pastor Gaitero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s