Vuelvo al libro de Miguel Hernández

Vuelvo al libro de Miguel Hernández.

Al azar lo abro para que vuelen las palabras de sus hojas, y hacerlas presentes, vivas.

Vuelvo al libro y leo en voz alta intentando dejar en mis paredes los ecos de su acento, la imagen de su mar y de su herida, de la soledad de su silencio.

Hoy recuerdo su adiós, su adiós final, su eterna despedida.

Y escribo verso a verso este poema que la casualidad me ofrece.

 

Pero el silencio puede más que tanto instrumento.

Silencioso, desierto, polvoriento en la muerte desierta,

parece que tu lengua, que tu aliento,

los ha cerrado el golpe de una puerta.

 

Como si paseara con tu sombra, paseo con la mía

por una tierra que el silencio alfombra,

que el ciprés apetece más sombría.

 

Rodea mi garganta tu agonía

como un hierro de horca

y pruebo una bebida funeraria.

 

Tú sabes, Federico García Lorca,

que soy de los que gozan de una muerte diaria.

                                                                 Miguel Hernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s