Comentario de Rocío Pastor en la revista internacional WOMANWORD

Tras el éxito de su primer libro y su aparición en la Feria del Libro de Madrid, Antonio Pastor Gaitero publica su segundo poemario: Tan Sólo Por La Luz la Sombra Existe.

Familiar y cercano, su poesía se encuentra cobijada entre el apoyo de su familia. Como fotografía de portada, el tatuaje con sus versos de su hija Laura y la imagen realizada de nuevo por Rocío Pastor Eugenio.

En el prólogo de Alfredo Piquer se establece que la poesía cumple un papel liberador hablando de la poesía de Pastor como una crónica en la que “la riqueza de imágenes y la amplitud de la metáfora contruyen el ámbito perfecto donde exponer y desplegar la sinceridad de su yo profundo”.

La musicalidad de la poesía de Antonio Pastor se cala con su lírica construida desde la naturalidad de la palabra medida, pausada, libre, fuerte y consabida.

Un egregio ejemplo de la calidad conseguida tras la conciencia plena del trabajo realizado y la tenacidad de los días.

Cierra el libro el epílogo de Fernando Gonzalez Lucini quien agradece al autor el haber conseguido con sus versos sentirse “más vivo y más humano”.

Una poesía que invita a la reflexión y a la lucha, a alzar los corazones y las caricias, a mirar a los ojos y coger de la mano y subir el pecho y ampliar la sonrisa, que invita a vivir y en cada espacio, respirar tranquilo en el cobijo de sabernos amados y de la creencia de que la posibilidad siempre cabe en cada paso.

La luz está donde tu luz da sombra (Página86)

y nada importa si la noche viene

a cobijar la luz con su almohada

de estrellas, tú eres luz amanecida.

Y nada importa si en tu día apagan

aquellos que en mentira y sombra viven

farolas de tu paso y siembran piedras

que ocultan el camino de tu casa.

Nada conseguirán porque sabemos

que el mar es vida y sal cuando atardece

y que la luz transita en su sosiego.

Sabemos que el sendero es nuestro paso

tu luz será mi luz en el camino

y es nuestro hogar el mundo sin fronteras.

Vive, lee, piensa y ama. Sólo así nos volvemos humanos y encontramos la palabra adecuada en cada gesto.

Sólo puedo dar las gracias por tener este libro entre mis manos. Gracias por el amor desprendido en cada verso dedicado al mundo y gracias por este poema que lleva mi nombre:

Cuando el ocaso de los astros llegue

hiriendo de la luz  el paso firme,

recuerda el manantial que forma un río,

la ola que retorna de la playa

para formar espuma en otra ola.

Recuerda las palabras del otoño,

el suspiro del viento en los cipreses,

las palabras de amor y los susurros.

Recuerda que la luz es por tus ojos,

el azul de tu luna es la mañana,

la sombra es un ocaso de la vida,

la luz son las razones de la sombra,

tan sólo por la luz la sombra existe.

Recuerda que el acento a la palabra

es como a tu mirada una sonrisa.

Recuerda que, en la noche, ya sabías

por qué tu nombre existe en la mañana.

A Rocío Pastor Eugenio.

Te quiero, papá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s