Soneto

Me quedan del adiós los desagravios

si deseo de besar, besar tu boca,

este temblor que en duda desemboca

no lo conocerán jamás tus labios.

 

Me quedan de tu adiós tristes agravios,

de su inmenso dolor su furia loca,

demencia que a pesar tu amor invoca

como invoca mi amor tus besos sabios.

 

Nunca sabrá tu pecho delicado

el frío de mi pecho en esta duda

de deseo febril de enamorado.

 

No has de sentir la herida en mi costado,

ni has de saber si necesito ayuda,

ni has de vivir presentes del pasado.

                     

                            Antonio Pastor Gaitero      

APASTOR_SONETOS_CUBIERTA (1)     

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s