…y tus labios la luz del laberinto

Un poema vestido de lunas y desnudo de besos, donde el mar es refugio de entrega y sus manos pétalos en mi boca. Del libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

lazo marinero azul

Fotografía de Charo Gómez

 

Siento tus altas torres en mi pecho

palpitar con su néctar paralelo.

Átame a ti, regálame ese instante,

son pétalos tus manos en mi boca

y tus labios la luz del laberinto

y yo juego a perderme en tus caderas,

en el hermoso valle de tu espalda,

en el miedo de tus acantilados.

Átame a ti, tus brazos me sostienen

al borde del abismo donde habito,

tu inmensa luna en dos abre mis noches,

me sumerjo en la suma de tus labios

donde mi mar enlaza con tu playa

en la profundidad del universo.

Ovíllate desnuda, que mis manos

ávidas de placer y de lujuria,

deshilarán tu sueño subterráneo,

subirán por tus piernas de azucena

acariciando estigmas de amaranto.

Sólo de tus vestidos, la sonrisa.

Sólo de tus palabras, los suspiros.

Entrégame la sed de tu deseo,

el vino de tu boca cortesana,

yo beberé de ti porque me embriago

con la sal de tu piel y de tu aroma.

Hasta de mí me olvido por tu entrega.

Me oculto entre tu pulso tembloroso

donde la vida guarda sus latidos

y navego en tu barca silenciosa.

Desde popa diviso el horizonte.

A toda vela entrando en la bahía.

Qué descanso en la cumbre de tus lunas,

en la luz del candil de tu recinto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s