El tren de la memoria

tren

Me recuerda también las despedidas,

cuando el tren se alejó sin estaciones

y mi hermano marchó sin equipaje

sin apenas cruzar el horizonte

que en los inviernos la tristeza deja

y a mi madre vistió de negra noche.

Y un marzo que apuntaba primaveras,

un nuevo tren pasó sin avisarme

y se llevó los lazos del futuro

desatando los llantos de la ausencia,

y yo quedé tan huérfano de andenes

que tengo marzo vivo en la memoria.

Tren-3

 

Un ábaco de historia me recuerda

los cuentos de mi abuela entre candiles

al abrigo, al rescoldo del brasero

o a la luz de la noche en el estío.

Luna-1

Un ábaco de historia me recuerda

la paz apaciguada de mi padre,

su aflamencada voz enmudecida,

que escasas veces elevaba en canto

y en raras ocasiones escuchaba;

su eterna compañía que aún nos sigue.

A mi madre en su trajín sumando

esfuerzos, para todos vigilante,

un ábaco de aromas me recuerda

el olor de la luna en el verano,

y el olor de la llama en los candiles,

y el olor del gazpacho y de las migas,

y el del jarabe si la tos me daba.

                                      Antonio Pastor Gaitero

Fragmento del libro “La respuesta del espejo”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s