A una luna llena

 

Ayer, de un viento gris de luz nublada

surgiste tú cercana y amarilla,

esférica cabeza de cerilla

que sin llama da luz tornasolada.

 

Ayer tuve mi paz amordazada,

el mármol de mi pecho se hizo arcilla,

y fue tu luz el faro, la semilla

que el corazón me dio de la granada.

 

Qué ejemplo de honradez tan generosa

que tanta luz recibes tanta ofreces,

espejo de belleza desprendida.

 

La paz de la mañana en ti reposa,

en tu magia de luz cuando apareces

en el cielo de noche, suspendida.

Poema del libro “La respuesta del espejo”

 

Luna-1

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s