Adivinanza

Adivinanza del libro “Antoñito el orejas”, libro publicado por” Lastura Ediciones”

 

No ve la luz aquél que ver no quiere,

no ve la luz el que a mirar se niega,

quien no alcanza el final ni ve ni llega

a conocer el fin que al fin supere.

 

No ve la solución, desgana adquiere,

seguir hoja por hoja el libro ruega,

no me cierre en sus manos, si me pliega,

nunca sabrá si el desenlace hiere.

 

Puede ser de aventuras, color rosa,

o negra puede ser o corta o larga,

puede ligera ser, puede ser losa.

 

De miedo, amor, si aburre te aletarga

al inicio lo lees, se escribe en prosa,

romántica, y si es drama será amarga.

Antonio Pastor Gaitero

 

 

 

Volveré a cantar lo mismo

cara-blanco-negro-cmyk

 

¿Qué fiera vive en mí que vivo y dejo

que el tiempo pase mudo por mi lado

y no me deje en huella reflejado

todo lo que acontece en el espejo?

 

¿Y qué animal seré si el llanto alejo

de mis ojos, si el grito desgarrado

no me turba, ni el hombre desolado?

¿A qué animal en actos me asemejo?

 

¿Al gavilán que vuela solitario?

¿Al astuto felino, pues razono?

¿A qué animal valoro, a cual denuesto?

 

¿Por qué me considero necesario,

si es más humana la expresión del mono,

si hasta el buitre es más hombre y más honesto.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “Sonetos de amor y otras ausencias” publicado por “Lastura ediciones”

Recitaré este poema y cantaré esta canción entre otros textos el viernes 25 de octubre en “La Fídula” en el barrio de las letras de Madrid, porque es un canto de amor en el sentido más amplio de la palabra.

 

A           A9            A        C#7

Y crecemos a golpes y nos hacemos fuertes

F#m              Em6                 F#7         Bm

endebles al amor y a la soledad, pequeños,

   E7                                                        A 

y fuertes al orgullo y al egoísmo fuertes,

   A                    A9                       C#7

y seguimos creciendo ante la duda y el miedo,

 F#m                   Em6                  F#7          Bm 

para vencer el miedo nos mentimos gritando

         E7                                                         A

y escuchamos negando para vencer la duda,

    Dm                            A               

almacenamos ira perdiendo tolerancia,

       B7                              E7

el poder nos enseña a leer libros en blanco

    Dm                                         A

y nos regala el miedo a los dioses y a la noche

  B                        B9                                E

y así seguimos solos venciendo soledades

A                                       C#7

Entre el amanecer y la noche hay tantos pasos,

         F#m            Em6               F#7           Bm

tanto mar que sentir y tanta sal en las olas,

 Dm                                  A

tanta savia nutriendo raíz, flores y frutos,

 B                                                   MI7

tanta esperanza en sueños creciendo y en sonrisas

           Dm                                   A

tanto amor tanta entrega dormida en nuestros brazos

B                                                   E7

tantos besos que dar tanta música en los labios,

      A                                       C#7 

que alejamos la noche en cada creciente luna

  F#m                Em6      F#7                        Bm

improvisando soles     para inventar mañanas

                          E7                                               A

y seguimos creciendo y juntos seremos fuertes.

Antonio Pastor Gaitero

cara-blanco-negro-cmyk

Diseño gráfico  Miguel Martín Barragán

 

Hoy canta en el compás de la espinela

Hoy canta en el compás de la espinela,

te llama en el  acento de tu nombre,

y el personal acento del pronombre

vuela sobre la mar y sobrevuela,

sigue surcando el mar, busca tu estela.

Quiere llegar al puerto de tus manos,

al refugio solar de los veranos,

al abrigo nocturno del abrazo.

Música, nombre, verso, en ese lazo

que en semillas trasladen los vilanos.

Antonio Pastor Gaitero. Portada del Libro El musical acento de tu nombre

Reseña del concierto del 20 de septiembre en La Fídula

La tarde amenazaba lluvia, pero un cálido viento apenas hacía bailar las hojas de los árboles, crucé tranquilo el Paseo el Prado y encaminé mis pasos al barrio de las letras, en la Calle de las Huertas 57 me esperaba un escenario amigo, la luz tenue de la sala provocaba en mí, la inquietud nerviosa del directo. Afiné la guitarra para probar sonido y empecé recitando un poema del nuevo libro “Con nombre propio”. El silencio que me acompañó durante todo el concierto lo recibí como un abrazo y canté mis poemas con la  entrega sincera de un abrazo compartido.

Al finalizar el concierto sentí que me faltaba el abrazo de una despedida, es por eso que quiero volver a esta sala representativa de la canción de autor.

Estás hecha al olvido en esta tarde

que olvida el sol de mayo su existencia,

sería necesaria una  tormenta

de besos indulgentes, de iniciales

sonrisas en el alba del espejo

para esperar al mar desde la orilla,

para esperar la flor en los inviernos,

cuantas piedras tiré al acantilado

ese mes de diciembre y despedida

cuando el atardecer del mar lloraba.

 

Quizás la luna en su creciente guarde

la virtud que define la paciencia,

se divide en sus ciclos, tiene en cuenta

la fuerza natural de los metales,

entre los desengaños me hice viejo,

mi acero se oxidó, se tornó arcilla,

ya no vendrá la luna para vernos

de la mano seguir su paso alado,

de mi orilla tu mar buscó la huida

mientras la luna a nueva se alejaba.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “La respuesta del espejo” publicado por “Lastura Ediciones”

 

Membrillos

LLega el otoño y el membrillo llega, y llega la castaña , la nuez, la almendra, la avellana, la granada, la uva, y entre tantos y tantos frutos el membrillo elijo. Por su color de otoño y por su aroma y por el placer de cocinar su carne, elijo.

menbrillos 2018-2

Fotografía de Antonio Pastor Gaitero

Membrillos

Van Gogh pintó la forma y le dio brillo,

pintó la luz que su color refleja,

y en el cuadro dejó la moraleja

del otoño, del sol y del membrillo.

 

Es un cuento por sabio y por sencillo

que relata, el otoño y aconseja

que revive la vida, porque aleja

la idea de la muerte en su amarillo.

 

Don Antonio pintó en el sol del fruto,

frutos pintó esparcidos por el suelo

y abandonó su aroma y su atributo.

 

Yo, abrazo su interior y lo develo,

y recibo su aroma y lo disfruto,

y convierto ese fruto en caramelo.

Antonio Pastor Gaitero

 

¿Fiesta nacional?

Quisiera celebrar que fue un abrazo,

que llevaron semillas y pomada,

que dejaron la tierra cultivada,

que ofrecieron su pecho por regazo.

 

Semilla fue el fusil, el pecho un lazo,

la tierra fue una tierra saqueada,

a fuego fue una tierra conquistada.

Y muestro mi repulsa y mi rechazo

 

a esta fiesta de orgullo y de mentira

que oculta una vergüenza en nuestra historia.

Pido perdón, perdón en el recuerdo.

 

Tan sólo el que no lee apenas mira

y piensa que invadir es la victoria,

celebra la invasión y está de acuerdo.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “El musical acento de tu nombre”

Portada del Libro El musical acento de tu nombre

 

A Víctor Chamorro

A Víctor Chamorro

¿Qué serena actitud razón serena?

¿Qué silencios tus ecos comunican?

Atención e interés se multiplican

y la palabra se desencadena.

 

Yo te escucho en tus libros y se ordena

la voz y la enseñanza, porque indican

los pasos de la historia, y edifican

dignidad y razón, y en mi alacena

 

aseguro tu escrito y tu presencia,

mientras seguimos en la voz constantes

cultivo tu palabra en la paciencia.

 

Has dejado en mi vida tus instantes.

Por recibir de tu saber docencia

dejo abierto mi pecho y sus estantes.

Antonio Pastor Gaitero

 

Víctor-4

Fotografía a Víctor Chamorro de Antonio Pastor Gaitero

Brotan de tus raíces mis acentos

Finalizaba el año 2013, reuní unos poemas y presenté el proyecto a una joven editorial  que apostaba por una linea de calidad que diera a su sello un prestigio de seriedad y cultura, ese libro hoy en la cuarta edición y prácticamente agotada es  “Sonetos de amor y otra ausencias”, la editorial, Lastura Ediciones

Barcoct_3AntonioWeb[1]

Diseño de cartel Brandan Image

AAANTONIO CUARTA EDICIÓN

Fotografía de portada de Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Un poemario cabal, por Valentín Martín

UN POEMARIO CABAL

Atención: Antonio Pastor Gaitero ha exterminado la retórica.
Esto se lee a la puerta donde viven los versos con el musical acento de su nombre. Esto se respira en el salón de los vientos que respiran sus páginas. Esto se lee en la alcoba que cobija a los vocablos más tiernos.
Porque este es un poemario de la libertad, de los besos, de la inmigración, de Madrí, de Madrí, de Madrí. De aquello que de vivirlo tanto, casi se pronuncia solo.
Pero sobre todo es un poemario donde los poetas, aprendices o doctorados, al leerlo ya saben que la poesía es más que la rima, bastante más que la métrica, mucho más que el ritmo. Que en él hay un seguro de vida, un contrato con el sentimiento, una pareja de hecho con los dulces vilanos, una herencia de los años 60 donde la poesía sedujo a un muchacho, una luz natural que alimenta al hombre que al día de hoy vivió tantos árboles.
Antonio Pastor Gaitero lleva siempre algo encendido en los dedos. Yo lo he visto. Y al verlo he escuchado que escribe futuros inacabados, cautividades de embelesos en un beso, el silencio de las dunas en la cama vacía del recuerdo, gritos de nombres que renombra en un verso, los errores, los caminos, los propósitos, los inviernos. Y el desierto.
Para cantar libremente este cántico hay que haber vivido antes mucho.
Y Antonio Pastor Gaitero sobrevivió a las prohibiciones compañeras de sus dos lenguajes, vive puro la fidelidad precisa de sus antaños, nombra a los objetos impenetrables con la sensualidad de la naturaleza más sensible, interroga a los misterios que ya sabe, suya es la sencilla poligamia con las pasiones. Nos vence.
Porque todo lo que escribe existe.
Nunca vi los baúles de Antonio. Pero estoy convencido de que están llenos de campanas, de rayos, de cortejos. Y que no hallaré en ellos el frío de un solo adiós que no sea un hasta luego.
“El musical acento de tu nombre” es un manojo de expresiones literarias muy cercanas al lector, como lo fue siempre la poesía tradicional. O eso me parece a mí, que lo leo como vivo con el regocijo quieto de la pequeña sucesión de los días.
No estoy diciendo que estemos ante un libro domesticado, hasta ahí podíamos llegar. Lo que atisbo es que este poemario tan consonante con la poesía popular (la poesía popular puede ser la más culta también), metida en la misma entraña de la lengua, está sosteniendo lo que aún queda vivo. No hay en él una sola moda escrita para dar gusto. Aquí no encontrarás una muchachita transformada en arrabal, con el pie agrio y hermana de las húmedas piedras.
La condición humana de Antonio Pastor Gaitero pone de manifiesto que esta poesía queda también cerca del lector o del oyente con la sencillez y la espontaneidad de la expresión. Y estas no se logran de una manera inconsciente sino a través de una poética al alcance de muy pocos, pero que aparece siempre en la larga carrera de Antonio.
En “El musical acento de tu nombre” no hay un solo gramo de poesía circunstancial sino la inspiración renovada en el hecho cotidiano, en la vida.
Y de ahí parte Antonio Pastor Gaitero hacia una poesía cultivada, yo creo que preocupado por individualizar cada poema, con la argamasa de una materia poética amplia, variada y cuantiosa en un temario que gira sobre sí mismo como una emoción sostenida en un canto siempre en movimiento.
En este libro tampoco se encuentran vaivenes o desmoronamientos, sino la secular prolongación del lenguaje, temas y técnicas que siempre han caminado faenas sencillas, ya sean oceánicas familiares o surcos en las montañas amigas.
A Antonio Pastor Gaitero hay que reconocerle muchas cosas. Entre otras, que jamás trastoca el lenguaje en una sucesión de metáforas entrelazadas. Su poesía -la de este libro también- tiene un lugar destacado por la extrema sensibilidad, la pureza de las palabras, el ritmo y la musicalidad.
Tiene el poemario una construcción intelectual bien diseñada, que se corresponde con una concepción, tan apacible como impetuosa, de la vida sentimental.
Parece que en “El musical acento de tu nombre” no hay una alegría alborozada, pero está, aunque el propio autor no lo vea. Es lo que tiene ser un buen poeta: que entra en la poesía como Pedro por su casa.
Y esa alegría nos la trae el aire del libro a los ojos de los obreros.

Valentín Martín

Portada del Libro El musical acento de tu nombre

El pulso de la especie

A Laura Pastor Eugenio

Es verde el mar, es verde si lo miro

a través de tus ojos,

y  verde el cielo y verde la esperanza.

Verde madera tu mirada verde

y tus ojos de estrellas consteladas

serán campos de arroz en la albufera

de mi pecho,  vivencia  y alimento.

 

El trigo crece verde hacia la espiga,

y la semilla brota y enriquece

el campo y sus confines siderales,

y sucede la vida y sus misterios,

y el origen del fruto multiplica

la razón de vivir en armonía,

la razón de la savia  desatada,

el pulso de la especie.

 

El tiempo suma y pasa, es insensible

al ciclo natural que nos persigue,

siendo incesante el paso de los años,

pero sabemos que el instante es nuestro

y nada puede acelerar un beso

si el abrazo destella en tus pupilas.

LAURA 2018- CHUPETE

Laura tiene el acento suspendido,

entre vocales  une la palabra

y vuela victorioso en la mañana

el verdecido gesto de su nombre

a sus ojos de vida llena y nítida.

 

El tiempo pasa y es inevitable

Antonio Pastor Gaitero

El tiempo pasa y es inevitable

cumpliendo así los ciclos de la vida,

mas viajar con el tiempo es lo importante,

sentir el aire fresco en la mañana

y la brisa de sal que el mar renace

y brindar por la vida y por un sueño

paralizando el tiempo en ese instante.

Al sentir amistad en tu sonrisa

le das valor al tiempo y me parece

que siento los minutos cuando laten

y el tiempo entre nosotros se entretiene.

No se le vence al tiempo con la urgencia,

sólo con la paciencia se le vence.

El tiempo pasa y es inevitable,

sentir cada segundo y su latido

y compartir tu tiempo es lo importante.

Poema del libro “La respuesta del espejo”

Once de abril

Quiso la luz que naciera en primavera. Sus manos se extendieron  como alas de mariposa para abrazar al mundo y sus constelaciones, abrió sus ojos y un azul claro inundó la vida y el mundo giró en sus circunferencias. Todo cambió en mí. Se llenaron mis pasos de inquietud y los caminos se multiplicaron, todos me llevaban a su sonrisa, acuné en mis brazos sus noches despiertas y la música nos acompaño noche tras noche, era un fijo a nuestra cita Franz Schubert con la sinfonía nº 8 “La incompleta”,  Vivaldi y sus cuatro estaciones, Ludwig Van Beethoven y sus  nueve sinfonías, Tschaikowsky  y su vals de las flores entre otros, Verdi y el coro de los esclavos del Nabucco,  la sinfonía del nuevo mundo de Anton Dvorak , Fragmentos del Príncipe Ígor de Borodin, la barcarola de los cuentos de Hoffman y muchos otros que poco a poco formaron nuestra colección musical. Quiso venir para actualizar los tiempos, Carlos Cano, y fue de repetidas veladas la presencia de Dire Straits y su Brothers in Arms, Chris de Burgh, Chris Rea, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong  y muchos, muchos más nos acompañaron en noches de insomnio.

Hoy los escucho a todos en el recuerdo.

 

En nuestros brazos se acunaron melodías que nos acompañarán siempre.

 

Rocío de meses

Naces perla de la noche,

manto estrellas al alba,

transparencia cristalina

que da vida  a la mañana.

gotas de rocío-2

Rocío es un acorde en la obertura.
Su musical acento amanecido
es caricia, la voz que silenciosa
cubre de azul en flor de su pupila
perlas de luz, en luz adolescente.

Felicidades, Rocío Pastor Eugenio

Si tu recuerdo mi cantar provoca

Si tu recuerdo mi cantar provoca

en este día que mi canto eleva

tu sonrisa de luz que luz renueva

el beso de tu voz y de tu boca.

 

Brindaré una vez más porque me toca

gritar felicidad que a ti me lleva,

elevo tu mirada como prueba

de vida plena que al dolor revoca.

 

Yo amasaré el color para que digas

no te olvides ahora de llamarme,

regálame el sonido de la ola.

 

Llenarás de colores las espigas

si regresas amor para habitarme

con la luz vertical de la amapola.

Poema del libro “La respuesta del espejo”

AMAPOLAS de Fernada Samaniego

 

 

Un ser se siente libre cuando vence…

Un ser se siente libre cuando vence

el odio que le viste y aprisiona,

no le daña el ayer si lo menciona

y en esa calma vive y se convence.

 

Respeto que en amor en versos trence.

Se siente vencedor cuando perdona.

Por encima no está de otra persona,

ni hay nada por amar que le avergüence.

 

En paz consigo mismo si convierte

en sonrisas el llanto, en voz la duda,

y en diálogo el grito y el desprecio.

 

Será mejor, si cada día invierte

esfuerzos en la entrega y en la ayuda

y suma voluntad en el aprecio.

Antonio Pastor Gaitero

 

Cuarta edición

 

AAANTONIO CUARTA EDICIÓN

Fotografía de Rocío Pastor Eugenio WOMANWORD

Celebro con todos la noticia de la cuarta edición del libro “Sonetos de amor y otras ausencias” publicado por Lastura ediciones. La poesía llega a nuevos hogares, se levanta y vuela y la palabra es semilla que crece y alimenta. Las espigas son la danza del aire en un mar de siembra y de oleaje. Un baile de vida y de esperanza.

No te derrumbes mar en este suelo

ahora que se despierta la mañana

y los racimos de semillas vuelan

para elegir la miel de su sustento.

 

No te derrumbes mar sobre las rocas

ahora que el mineral color elige

y disfraza la piedra su contorno

para ocultarlo en su interior latente.

 

Si te derrumbas cae sobre mi pecho,

ahora tengo mis alas sobre espigas,

extendidas en paz, formando estelas.

 

En el pan de tu pecho crece el trigo,

derrúmbate en mis manos, con tus manos

amasaremos luces de infinito.

Antonio Pastor Gaitero

 

 

Adivinanzas y cuentos

Y jugar con las palabras, y jugar al acertijo, jugar con el pensamiento, el verso juega en poemas, y en el papel queda el juego.

Volver al cuento es preciso, al color del dibujo en el enredo, volver a la adivinanza, porque jugar siempre es nuevo.

Adivinanzas- cubierta

El día 9 de junio en la feria del libro de Madrid 2017, firmaré en el stand 289 de la Editorial Huerga y Fierro editores, el libro infantil “Adivinanzas, el libro olvidado y otros cuentos” publicado por Editorial Juglar.

Adivinanza Nº 7

Ella tiene seis caminos
que a muchos sitios te acercan,
a veces te hacen llorar
y en ocasiones te alegran.
A bailar te invitan unos,
otros al llanto te llevan,
unos gruesos y otros finos
que a la misma meta llegan.
Tiene un corazón abierto
por donde las voces suenan,
y una armoniosa cintura
que a los sonidos elevan.
Un solo brazo sujeta
los caminos que son cuerdas.
Las canciones van y vienen
siempre por la misma senda.
Con una mano acaricias
con la otra mano sujetas.

                      Antonio Pastor Gaitero

aaadivinanzas

Feria del libro de Madrid 2017

Volver a la feria del libro de Madrid de la mano de las editoriales Lastura y Huerga y Fierro, y poder así presentar mi nuevo poemario “La respuesta del espejo” es una alegría inmensa que quiero compartir con todos vosotros. Este poemario nace con la intención de mostrarse desnudo ante falsas apariencias, desde la sinceridad y la confianza que provoca el íntimo diálogo entre poeta y lector.

Intenta ser un canto al recuerdo, viaja por andenes olvidados y aromas perdidos para recuperar la voz de nuestros pasos.

aantonio el la feria del libro 2017

Brindemos hoy que el tiempo participa
de esta irisada luz que no atardece
y nos deja la brisa amanecida
alejando la sombra de diciembre.
Brindemos hoy que el sol de la amatista
violáceo tiñe el mar y restablece
con un tranquilo viento que acaricia,
el color de la luz cuando amanece.
Brindemos hoy que el viento se desliza
sobre el rumor pausado de las fuentes,
antes que un soplo aleje en despedida
la acompasada paz de la corriente.
No amaneció la mar y agradecida
refleja la mañana adolescente.
Brindemos hoy, brindemos por la vida
antes de que la noche nos despierte.

                                  Antonio Pastor Gaitero

La rosa y la hormiga

Rosa hogar de hormigas

¿Quién pintará de rosa su blancura?

¿Quién me lleva  a la duda y a la intriga?

¿Será quizás  una raíz amiga

que cuarzo rosa eleva a su figura?

 

¿Quién alzará los brazos a su altura?

y esta labor en su razón persiga?

Sospecho sin temer que es esa hormiga

que impone su color a la natura.

 

¿Ves? Sube sin dudar por su cadera,

se quedará a comer mientras repasa,

dará otra mano más a cada hilera,

 

me da risa la hormiga, tiene guasa,

supongo que al llegar la primavera

repinta las paredes de su casa.

                                      Antonio Pastor Gaitero

Aceptar como somos, sin reservas

portada_larespuestadelespejo

 

Aceptar como somos, sin reservas,

sin menosprecio, burla, sin acoso,

es un principio básico que gloso,

dignifica tu ser, si lo conservas.

 

La mala hierba crece entre las hierbas

que fruto dan, dan vida y dejan poso,

crece el trigo a la luz en su reposo

y son del daño súbditas y siervas.

 

Igual el odio crece y la violencia,

y el maltrato humilla y envilece

en actos de terror y de demencia.

 

Hay vacío de amor y de docencia

en esta triste historia que acontece,

no dejemos maltrato por herencia.

                                             Antonio Pastor Gaitero

Homenaje a Gloria Fuertes

Gloria fuertes Homenaje

En el homenaje a Gloria Fuertes cantaré su poema “Cuando me vaya” que he intentado musicalizar desde el cariño que ella trasmitía en la enseñanza de todas sus reflexiones y en todos sus poemas.

Cuando me vaya

no quiero ser estatua

ni cuadro ni vitrina,

sólo si acaso de saco una cortina

que te entorne la luz para que duermas.

Cuando me vaya

quisiera convertirme en tu linterna

y serte útil cundo no ves claro,

eso sólo y dormirme en tu costado

y amanecer rezando en tu cadera.

Cuando me vaya

quisiera ser la lluvia en tu pradera,

o tú mi lluvia o yo tu mar,

o tu mi barco o al revés jugar,

ser siempre un niño,

que en el amor me crezco,

quisiera ser todo lo que ya soy

y aún no merezco.

Gloria Fuertes