El atardecer es tu palacio

Colocarme en la fila no he querido

de los que dan su pésame obligado,

ni me he acercado al foso, ni he tirado

un puñado de tierra por cumplido.

 

No he cubierto de luto mi vestido

ni corona de flores he llevado,

será tu paz mi llanto inacabado,

y tu adiós un dolor desconocido.

 

Me quedo por amiga tu sonrisa,

te reservo mi pecho por espacio,

seré tu hogar, tu sal de mar, tu brisa.

 

Silenciosa la noche cae despacio,

dejando en el azul la luz precisa

que convierte la tarde en tu palacio.                               

     

Antonio Pastor Gaitero

 

                                     20140825_204011Antonio Pastor Gaitero

 

 

 

Anuncios