Alejandro Torres Cano

Una cálida luz de atardecer impedía percibir el grato aroma de la encina, el frescor alimonado en los cipreses. El paseo fue lento y reflexivo, él, el centro, y en el recuerdo sus respuestas de humor inteligente.

Volví a la sala dos. Familiares y amigos le acompañaban en despedida.

En mis manos sus libros Cuadernos de la sierra, Relatos en primera y Tierra de viento, de este último leí varios poemas, los fui leyendo con lentitud, aprendiendo de él en cada significado, en cada golpe de acento, y en cada pausa, un silencio de comas, y en cada punto y aparte, un nuevo inicio de lectura.

Elevo este poema al escrito que intenta ser un adiós inacabado. Pertenece al libro Tierra de viento, y es el poema que cierra este poemario.

CRISTAL DE LUZ

Ese reflejo azul de la esperanza
al tocar nuestra piel se multiplica
y se parte en poliedros.
Esa arista de cuarzo se difunde
en la esencia plural de nuestro sino
común y vinculado.
Como el agua en la acequia de los huertos
encontramos bancales de raíces
que respiraron vida.
Fue el instinto y la fuerza de las cosas
los que hicieron posible la cosecha
de tálamos frutales.
Se ha podido labrar esta liturgia
de vendimias con filos de templanza
en otoños de amparo.
Y este cristal de luz sobre la tierra
alumbra la pasión del viento vivo,
amor que es la señal de impulso eterno.

                                    ALEJANDRO TORRES CANO

 

Ese reflejo azul de la esperanza

Alejandro Torres Cano

 

Para Alejandro Torres Cano

Ese reflejo azul de la esperanza

al rozar tu poema multiplica

las caras del poliedro, y clarifica

tu verso, tu palabra y tu enseñanza.

 

A la tierra el azul,  el agua alcanza

tu sed para calmarla,  y versifica

tu voz, y tu palabra, y edifica

equilibrios de amor en la balanza.

 

Vivo estarás y vivo en la quimera,

yo presente en tu voz y en tu victoria

porque tu verso es tierra que me labra.

 

En tu mirada cómplice y sincera

y en tu sonrisa, dejo la memoria,

y me acerco, Alejandro, a tu palabra.

                                          Antonio Pastor Gaitero

 

 

 

 

 

 

Anuncios

El atardecer es tu palacio

Colocarme en la fila no he querido

de los que dan su pésame obligado,

ni me he acercado al foso, ni he tirado

un puñado de tierra por cumplido.

 

No he cubierto de luto mi vestido

ni corona de flores he llevado,

será tu paz mi llanto inacabado,

y tu adiós un dolor desconocido.

 

Me quedo por amiga tu sonrisa,

te reservo mi pecho por espacio,

seré tu hogar, tu sal de mar, tu brisa.

 

Silenciosa la noche cae despacio,

dejando en el azul la luz precisa

que convierte la tarde en tu palacio.                               

     

Antonio Pastor Gaitero

 

                                     20140825_204011Antonio Pastor Gaitero

 

 

 

Comentario de la poeta Inma J. Ferrero al libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

La revista “PROVERSO” en la pluma de la poeta Inma J. Ferrero, publica este comentario al libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

ANTONIO PASTOR GAITERO – TAN SÓLO POR LA LUZ LA SOMBRA EXISTE

12656496_1066802550026349_1821370987_o

Por: Inma J. Ferrero

(Madrid) Antonio Pastor Gaitero (1950). Tan sólo por la luz la sombra existe. Prólogo Alfredo Piquer. Madrid-España: Lastura.

Antonio Pastor Gaitero nos presenta en su poemario, Tan sólo por la luz la sombra existe, el amor cotidiano, el amor palpable y visible en todos los ámbitos de la vida humana. Un amor que explora y reivindica desde la individualidad personal para posteriormente trasladarlo a la universalidad del que todo somos partícipes. Nos lo muestra como ese sentimiento que nos alcanza y nos atrapa, y ante el cual no tenemos defensa posible, “La sonrisa es un mar de amor inmenso, / paralelismos de amor,  / anáforas de besos…” Nos hallamos también ante un poemario que nos sorprende por su vitalidad, por el enorme deseo de vivir del que el autor hace gala a lo largo de sus páginas, dejándonos toda una enseñanza de vida, y en algunos momentos apareciendo en sus versos la consolación ante los tiempos difíciles. “No debe ser la sombra tu enemigo,/ ni la luz tu refugio ni tu aliento…” “Cuando escribo también me duele el verso / y me avergüenza el mundo en el que vivo…” Antonio Pastor Gaitero es un poeta trovador de la vida, de lo cotidiano, de las cosas que nos rodean y de lo que nos pasa.

En este poemario se construye y al mismo tiempo se destruye la idea que tenemos acerca del amor, se nos muestra paternal, amante, amigo, fraternal pero también se nos presenta el amor abandonado, el dolido, el que perdona pero no olvida, el amor en todos sus estados y con todos sus matices. “No hay abrazo ni beso que supere / la luz que se desprende de tus ojos…” “Siendo tus labios sed. / Me ofreces la razón del elemento, / me das la tierra, / el pulso de la vida… ” “Si pudiera decirte: ¡No te quiero! / Rescatar de la sombra mi alegría…”. Todo ello con un lenguaje rico en simbolismo y trazado con una gran maestría por las pinceladas del verso que atrapa con la cadencia de sus rimas. Son también protagonistas destacados: el mar, el viento, la música, el desasosiego, la calma, la tristeza y la alegría, estos últimos como estados de ánimo que el poeta va marcando en su escritura
y que forman parte del engranaje del sentir. “No dejes que la sal impida el beso. / ¿Qué hay más importante que tus labios / abriendo amaneceres en sonrisas? / Ella mueve la vida, el universo… ” Es importante señalar la referencia constante al mar que se erige como elemento evocador, motor de la rememoración y en algunos casos salvador y punto de inicio. El ritmo de los versos se convierte en la afirmación de la voluntad de amar, de vivir, el leitmotiv o eje del libro que nos envuelve desde el inicio del primer poema hasta el último de sus versos. “He de encontrar un bosque de azucenas / y en los cálices rígidos los sépalos / que defiendan la flor del amaranto…” “Nacemos y la queja es un grito desolado / y todo es un adiós desde el inicio del llanto…”

En este poemario el autor se mueve como pez en el agua en el territorio de la metáfora, haciendo de esta su signo de identidad, podemos decir en este punto que se trata de poemas de una poética contundente, sin caer en la rima fácil y sin en la exageración del lenguaje ni de la retórica. “Toma la llave que mi alcoba cierra / y deja prisioneros del instante / los besos que en tu cuerpo deposito…” Los versos perfectamente hilvanados son reflejo de la gran calidad de este poeta, que nos sorprenderá en cada uno de los poemas que forman el poemario en el que quedaremos sin ninguna duda atrapados de principio a fin. El estilo sencillo y equilibrado lo hace asequible para todo lector que quiera encontrarse con la poesía. “Te nombro en los pasillos del recuerdo / y en los silencios del olvido estallo…”

12118858_1016582891714982_480272834039328784_nEs predominante la sensación de que el autor trata de encerrar en todos los versos la esencia de los sentimientos que quiere transmitir, haciéndonoslos llegar en su forma más sentida y latente, o como diríamos más coloquialmente mostrándolos “a flor de piel”, para ello, no renuncia a nada y nos hace partícipes de todo un muestrario de imágenes que impregnarán nuestro pensamiento y que harán aflorar en el lector los recuerdos de otros tiempos ya vividos e incluso las vivencias que aún están por llegar. “Nada será sin ti / mi corazón maltrecho. / Los versos son un mundo en cada esquina / en su interior camina el universo…”

Estamos ante un poemario que nos muestra la hondura del hombre, lo que verdaderamente nos hace humanos, incluso lo que nos hace dignos del perdón y de la comprensión “El amor” el deseo de “vivir”. Les animo a tomar sosegadamente una taza de té o de café, según sean las preferencias, y acompañados por la suavidad de la música perdernos en este bello poemario que sin duda llegará a sus almas dejando el sabor de este sentimiento tan pleno que nos lleva a los distintos sabores de la vida, erigiéndose como la más profunda y meditada lírica.

Tan sólo por la luz la sombra existe
Antonio Pastor Gaitero
Editorial Lastura
Depósito Legal: TO-810-2014
ISBN: 978-84-943268-7-5

Tan sólo por la luz la sombra existe

El domingo 17 de enero de 2016 a las 19 horas,  en la tertulia poética del Cafetín Desván de Torrejón de Ardoz, (Calle virgen del Pilar nº9)  presentaré recitando y cantando el libro “Tan sólo por la luz la sombra existe” sirva como adelanto este poema:

Invento un mar azul para tu vida,

un mar azul, un faro, blanca arena,

un viento que despeine tanta pena,

una sombra en el sol de tanta herida.

 

Invento en una luna amanecida

el alba de la luz que al día llena

de estrellas de rocío y hierbabuena,

en la paz de tu voz entristecida.

 

El aire que respiras me hace vivo.

Regresará la aurora para darte

el faro que a la noche quita enojos.

 

Si acudes a mi mar, yo te recibo

con el alba y su luz para llevarte

un mar azul en calma ante tus ojos.

                                  Antonio Pastor Gaitero

La Fídula- micro abierto de septiembre 2015 la fídula micro abierto de sep- fot2APASTOR_TANSOLOPORLALUZ_CUBIERTA