Mi abrazo agradecido

Es justo que agradezca la suma de amistad en este año que concluye. Hazte presente en este abrazo, tú, que compartiste momentos de alegría y tristeza, de canciones y versos, de brindis por la vida y la amistad, tú, que hiciste de tu esfuerzo lucha y de tu sonrisa abrazo, y de la palabra verso y de la mirada música.

Ir venciendo instantes y superando días llenando los momentos de esperanza, es la meta a seguir. He tenido la oportunidad de escribir canciones y versos y de compartirlos con vosotros, y de escuchar y de aprender de vosotros y de vuestros trabajos, quiero así finalizar este ejercicio con un poema del libro  “Sonetos de amor y otras ausencias”  sumando así amor y abrazo agradecido.

 

Serás como la vid, tácito sueño,

cálido beso, de esplendor futuro,

derrámate en mi boca, dame el vino

de tu raíz magnánima, el centeno.

 

Si recolecto el mosto de tus labios,

si racimo tus besos numerosos,

si en las noches recojo del rocío

la ternura de amar y la cosecho,

 

serás como la espiga para el grano,

para mis venas su incesante pulso,

para el río la orilla, el movimiento.

 

La sed apaciguada de mis besos,

serás el corto invierno deseado,

la impaciencia del acto y su conjuro.

                                                     Antonio Pastor Gaitero

 

APASTOR_CUBIERTA_SEGUNDAED

Día mundial de la poesía

Hoy se celebra el día mundial de la poesía, cualquier pretexto es bueno para escribir y compartir poemas y canciones, leer poemas, y recordar que la poesía es el pulso de la vida, la música de la palabra, el ritmo incesante del verso, hoy escribo un poema del libro “Sonetos de amor y otras ausencias”

Transfiero a ti mi sed de amor y fuego

como expele el volcán férvida lava,

con la erupción gloriosa de la llama

te abrazo amor para fundirme luego.

 

Esta sed que nos une en este juego

de lúbrica  efusión que en ti se clava,

fuego provoca que a jugar me llama

al sol de tu horizonte veraniego.

 

A pesar de saber que me diluyo

y en tus brazos mujer me quedo inerme,

ni a tus caricias ni a tu amor rehuyo.

 

Esta sed siempre nueva ha de tenerme

sediento de por vida, siempre tuyo.

Dispuesto estoy mi amor para ofrecerme.

Antonio Pastor Gaitero

Adobe Photoshop PDF