Si tu recuerdo mi cantar provoca

Del libro “La respuesta del espejo”  canto esta mañana a la luz, a la espiga, al silencioso adiós de la ola que inicia su regreso al mar y al beso que retiene el beso y la impaciencia.

Si tu recuerdo mi cantar provoca

en este día que mi canto eleva

tu sonrisa de luz que luz renueva

el beso de tu voz y de tu boca.

 

Brindaré una vez más porque me toca

gritar felicidad que a ti me lleva,

elevo tu mirada como prueba

de vida plena que al dolor revoca.

 

Yo amasaré el color para que digas

no te olvides ahora de llamarme,

regálame el sonido de la ola.

 

Llenarás de colores las espigas

si regresas amor para habitarme

con la luz vertical de la amapola.

Antonio Pastor Gaitero

foto0253-amapolas-de-alfredo-piquer

 

presentacion-del-7-de-marzo-en-el-retiro

La respuesta del espejo

presentacion-del-7-de-marzo-en-el-retiro

Presentado por editorial LASTURA en la voz de Lidia López Miguel,  y por el poeta y epiloguista del libro Antonio Capilla Loma, muestro el poemario “La respuesta del espejo” el día 7 de marzo en BPM  Eugenio Trías sala polivalente 1º planta . Casa de fieras de El Retiro, Paseo Fernán Núñez 24 Madrid, a las 19:30 horas.

Este libro intenta ser un destello de desnudez, donde los recuerdos dejan su luz y su presencia en un espejo presente de esperanza, en un mar de trigo y amapolas, en un campo se sueños y de sal.

Un espejo de niebla es el recuerdo.

Brindemos hoy que el tiempo participa

de esta irisada luz que no atardece

y nos deja la brisa amanecida

alejando la sombra de diciembre.

 

Brindemos hoy que el sol de la amatista

violáceo tiñe el mar y  restablece

con un tranquilo viento que acaricia,

el color de la luz cuando amanece.

 

Brindemos hoy que el viento se desliza

sobre el rumor pausado de las fuentes,

antes que un soplo aleje en despedida

la acompasada paz de la corriente.

 

No amaneció la mar y agradecida

refleja la mañana adolescente.

Brindemos hoy, brindemos por la vida

antes de que la noche nos despierte.

                                                              Antonio Pastor Gaitero

portada_larespuestadelespejo

 

 

Una mañana en las aulas

dscn1027

Me presento desnudo de caretas con la imagen de aprendiz y oyente aventajado. Frente a mí, cercanos, alumnos de 4º de la ESO del IES Cervantes, me preguntan, respondo, y la complicidad se adueña de la sala, hablamos de los libros, de la palabra y se nos pasa el tiempo volando, tenemos que empezar el acto programado.

Me alejo de micrófonos y muestro la palabra desnuda, sin artificios, todos colaboran y me ofrecen un silencio que valoro y agradezco. Recito poemas del primer libro “Sonetos de amor y otras ausencias”, y para mi alegría supe, que habían trabajado en clase algunos textos. Quise ofrecer trabajos de “Tan sólo por la luz la sombra existe” y del último poemario publicado “La respuesta del espejo”. Por el lazo que entiendo que tiene la música y la palabra les canté algunos versos para ofrecer completo el trabajo que desarrollo.

Ha sido para mí una experiencia inolvidable.

A los alumnos de 4º de la ESO del  IES  CERVANTES -7 de febrero de 2017

 

Esta cita de verso en la mañana

tan llena de recuerdo y de silencio

a otros cantos de versos diferencio

por su actitud de abrazo, por cercana.

 

Sentí pleno el silencio cuando emana

atención, y respeto, si presencio

calor en la memoria, y lo evidencio

con esta poesía tan temprana.

 

Porque estoy de verdad agradecido

por compartir mi verso y mis canciones,

y dejo este recuerdo en mí prendido.

 

Esta razón se viste de razones,

os guardo en un abrazo desmedido,

habéis dado vosotros las lecciones.

                                                      Antonio Pastor Gaitero

dscn1047dscn1055

 

CONCIERTO EN LA FÍDULA

Chispeaba en una tarde templada de febrero, salía tímido el sol para despedir el día en un viernes que anunciaba festivos de domingo. Las calles se sentían vivas al paso de las gentes y yo paseaba mis nervios con la guitarra al hombro por el barrio de las letras, camino de “La  Fídula”. Presentaba el libro “La respuesta del espejo”.

La sala se fue llenando de amigos que calmaron en parte mis nervios con su presencia. Recité y canté textos del poemario y la noche se hizo eterna en abrazos y palabras.

 

Qué claridad de imagen reflejada
verdad delata limpia y transparente
que nunca deja a nadie indiferente
y apenas se demuestra equivocada.
Que obediente refleja la mirada
que devuelve la luz omnipotente,
impasible se muestra de repente
dejando la verdad manifestada.
Respuesta da si la pregunta asoma,
silencioso contesta realidades
la mentira no existe en los reflejos.
Igual la vida la respuesta toma
y nos devuelve claras las verdades
que nos dan en respuesta los espejos.

Antonio Pastor Gaitero

1o-fotografia-concierto-la-respuesta-del-espejo-3-de-febrero-2017-2

Fotografía de Pilar Hernández Asensio

Comentarios  de Valentín Martín  sobre el concierto del  3 de febrero de 2017 en La Fídula Calle Huerta 57.

…las crónicas a veces se escriben solas cuando hay carne literaria por medio, como esta noche en el que Antonio Pastor Gaitero se multiplicó a sí mismo, hablando, cantando, recitando. Y quitándose importancia. Prendió la mecha de la nostalgia de un Madrid que sigue en pie y me fui como siempre a la crónica donde todo comenzó después de nuestra Salamanca

Y también pienso en Antonio Pastor Gaitero, maestro de las tres dimensiones de un mismo sentimiento. Mientras cantaba esta tarde Antonio, mimando la guitarra como si fuese una novia, a mí el corazón me hacía una jugarreta muy extraña: me acordaba un poquito del vigoroso desmayo de los cantautores argentinos que se fueron marchando llevándose el nombre de Atahualpa, Cafrune, Cabral y otros así. Probablemente sea una boludez de mi oído de esparto, qué se yo, porque uno no manda en lo que oye aunque otro diga lo que dice. Antonio estuvo serratiano, tierno, sarcástico, hondo, epigramático, nostálgico, alegre, parlanchín, silencioso y hasta se permitió el lujo de mentirse a sí mismo diciendo que le llaman el triste de Coslada. Amos, anda, Antonio.
Antonio Pastor Gaitero pasó por la noche de Madrid y nos dejó otro libro – La respuesta del espejo- y un incendio. Una llama de poesía y música donde calentarse las manos. Yo las tengo aún calentitas. Lo digo por si alguien quiere probarlas, junto a esta canción que dejó el maestro como homenaje a mi paisano, el poeta noble y mártir Marcos Ana.

 

… la poesía de Antonio Pastor Gaitero es muy rica en sentimientos, pero también está llena de reflexiones sobre el tiempo y la vida. No hay que perdérsela.

 

1o-concierto-presentacion-l-fidula-3-de-febrero-2017

Fotografía de Laura Pastor Eugenio

La respuesta del espejo

portada_larespuestadelespejo

 

El año empieza sembrando palabras con la inquietud de conseguir espigas, recuerdo ahora una canción que cantaba en los años 70 ” Intento en cada verso arar la tierra// quiero ser labrador  de la palabra // repartir la semilla, cada letra // es un grano de amor y de esperanza” .

Hoy recibo a través de mi editorial el libro “La respuesta del espejo” . Intenta ser un destello de desnudez  y de sinceridad,donde los recuerdos dejan su luz y su presencia en un presente de esperanza, en un mar de trigo y de amapolas,en un campo de sueños y de sal. Dejo en este enlace el poema que cierra el libro, como si fuera la última prenda que me desnuda.

Fui de errores un ser equivocado

me pudo la ignorancia y prepotencia,

tropezaba en la piedra con frecuencia,

en el mismo camino señalado.

 

Ahora llevo la carga en mi costado,

el peso, la vergüenza, la impaciencia

de recibir en manos la clemencia

que me invite a seguir enamorado.

 

Tuve por suerte conocer los besos

que vivos en mis labios se mantienen,

salvándome de todos los excesos.

 

En el paso del tiempo se detienen

y ahora que recibo sus regresos

la cabeza y los huesos me sostienen.

portada-contra-portada

Fotografía: Rocío Pastor Eugenio  www.womanword.com

Diseño gráfico: Miguel Martín Barragan

Editorial Lastura

10 DE AGOSTO EN CASATEJADA

El jueves 10 de agosto de 1911 nacía mi madre Carmen Gaitero Moreno en Castejada (Cáceres). Hoy escribo en su recuerdo para acercarla más si cabe a mis brazos y mantenerla presente en el tiempo, un tiempo que nos acerca, a pesar de su acelerado paso.

20141130_140445

 

Un ábaco de lunas me susurra

los pasos divididos del silencio,

el otoño incesante de los años

que el almanaque mes a mes deshoja.

Un ábaco de lunas me recuerda

que la memoria resta la distancia

y el tiempo pasa y suma atardeceres

que multiplican noches de desvelo,

y paso a paso nuestra historia acerca.

Un ábaco de historia me recuerda

los cuentos de mi abuela entre candiles,

al abrigo, al rescoldo del brasero

o a la luz de la noche en el estío.

Un ábaco de historia me recuerda

la paz apaciguada de mi padre,

su aflamencada voz enmudecida,

que escasas veces elevaba en canto

y en raras ocasiones escuchaba;

su eterna compañía que aún nos sigue.

 

A mi madre en su trajín sumando

esfuerzos, para todos vigilante,

un ábaco de aromas me recuerda

el olor de la luna en el verano,

y el olor de la llama en los candiles,

y el olor del gazpacho y de las migas,

y el del jarabe si la tos me daba.

Antonio Pastor Gaitero

Fragmento de un poema del libro La respuesta del espejo de próxima aparición

20160413_131348_resized

Este mes de febrero entretenido

Este mes de febrero entretenido

en acercarme el sol de primavera

me dio la luz, semilla y sementera

para crecer en vida agradecido.

Yo me abrazo a ese sol amanecido

como un caudal de amor en torrentera.

 

Caricias sumaré porque tú has sido

el pulso de mi amor, mi compañera,

amarte más querría si pudiera

para dejar mi abrazo desmedido

en tus labios de beso consentido,

al saberme hechizado en tu ribera.

 

Otro mes de febrero dejó herido

mi corazón, quemándolo en la hoguera

como una astilla verde que quisiera

brotar de nuevo un corazón, prendido

de savia y de color enardecido,

y no que un llanto ardiendo le vistiera.

 

 

Más febreros me dieron su sentido

y me dejaron luz para que viera

que aquel dolor que el desengaño diera

es del espejo niebla en el olvido,

y brindo por la vida y lo vivido

calmando en el amor la sed primera.

 

Un nuevo mes vendrá sin hacer ruido,

y dormirá la vida y la quimera,

un nuevo mes vendrá para que muera

mi corazón cansado y ya vencido,

en ese adiós cercano yo he querido

amaros más si cabe en esta espera.

 

Brindemos por la vida, ese latido

que provoco sentir que amor tuviera,

fue tu intención de amar, que por sincera

has de dejar el llanto detenido.

Recuérdame si puedes, yo te pido,

vivir en tu sonrisa verdadera.

Antonio Pastor Gaitero

25 abril 2015 en Rivas