Abril, tu mar azul

Comparto desde el libro “La respuesta del espejo” este poema de abril, de mar, de luz, de besos y de entrega.

Mar azul

Fotografía de El Bolg Verde.com

Protegeré tu mar azul en este

abril de amor y frutas generosas.

Sólo para tu cuerpo la codicia,

¿Qué puede haber en este amor, prohibido?

Cuando tu amor para el amor me llama

yo siempre acudo al mar de tu presencia

con candiles de amor en la corriente

desembocando en tu caudal, derecho.

 

Ya dije que mi mundo era el celeste

que puebla tus caderas luminosas

donde levan mis manos la caricia

sublime de tu pulso desprendido

que entrega el beso y el amor reclama,

donde la sal convierte en transparencia

tu mirada de luz iris-discente

y el mar se agita en tu dorado pecho.

 

PRIMAVERA

Fotografía de Antonio Pastor Gaitero

 

Anuncios

El tiempo pasa y es inevitable

El domingo día 26 de febrero en “Música por la voluntad”, encuentro de cantautores y amigos, canté este poema que figura en el libro “La respuesta del espejo”.

El tiempo pasa y es inevitable

cumpliendo así los ciclos de la vida,

mas viajar con el tiempo es lo importante,

sentir el aire fresco en la mañana

y la brisa de sal que el mar renace

y brindar por la vida y por un sueño

paralizando el tiempo en ese instante.

 

Al sentir amistad en tu sonrisa

le das valor al tiempo y me parece

que siento los minutos cuando laten

y el tiempo entre nosotros se entretiene.

 

No se le vence al tiempo con la urgencia,

sólo con la paciencia se le vence.

 

El tiempo pasa y es inevitable,

sentir cada segundo y su latido

y compartir tu tiempo es lo importante.

    Antonio Pastor Gaitero

antonio-febrero-2017-2cielo-de-mar

Si tu recuerdo mi cantar provoca

Del libro “La respuesta del espejo”  canto esta mañana a la luz, a la espiga, al silencioso adiós de la ola que inicia su regreso al mar y al beso que retiene el beso y la impaciencia.

Si tu recuerdo mi cantar provoca

en este día que mi canto eleva

tu sonrisa de luz que luz renueva

el beso de tu voz y de tu boca.

 

Brindaré una vez más porque me toca

gritar felicidad que a ti me lleva,

elevo tu mirada como prueba

de vida plena que al dolor revoca.

 

Yo amasaré el color para que digas

no te olvides ahora de llamarme,

regálame el sonido de la ola.

 

Llenarás de colores las espigas

si regresas amor para habitarme

con la luz vertical de la amapola.

Antonio Pastor Gaitero

foto0253-amapolas-de-alfredo-piquer

 

presentacion-del-7-de-marzo-en-el-retiro

El sendero es nuestro paso

La luz está donde tu luz da sombra

y nada importa si la noche viene

a cobijar la luz con su almohada

de estrellas, tú eres luz amanecida.

 

Y nada importa si en tu día apagan

aquellos que en mentira y sombra viven

farolas a tu paso y siembras piedras

que ocultan el camino de tu casa.

 

Nada conseguirán porque sabemos

que el mar es vida y sal cuando atardece

y que la luz transita en su sosiego.

 

Sabemos que el sendero es nuestro paso,

tu luz será mi luz en el camino

y es nuestro hogar un mundo sin fronteras.

                                              Antonio Pastor Gaitero

 

fotografia-en-odisea-novienbre-2016

ERES EL FONDO AZUR DEL UNIVERSO

Poema del libro” Tan sólo por la luz la sombra existe” Segunda edición de Tan sólo por la luz la sombra existe

Fotografía de Rocío Pastor Eugenio. Womanword

 

ERES EL FONDO AZUR DEL UNIVERSO,

el calor azulado de la llama,

el inicio del iris y la lluvia,

el índigo escondido en los espejos.

 

Es azul nuestro mar donde medito

y la noche es añil en tu equipaje,

y la bruma de albor que al cielo teje

de acuarelas endrinas en la sombra.

 

Sumérgeme en el mar de tus tranquilos

ojos, allí donde reposan lunas,

deváname de nuevo entre tu pecho.

 

Deshoja en mí los lirios de tu boca,

derrámame las ansias de tu esencia

abismo lapislázuli del alba.

Antonio Pastor Gaitero

 

28921804942_a3543d7cf8_n

Fotografía de Alfon García

…y tus labios la luz del laberinto

Un poema vestido de lunas y desnudo de besos, donde el mar es refugio de entrega y sus manos pétalos en mi boca. Del libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

lazo marinero azul

Fotografía de Charo Gómez

 

Siento tus altas torres en mi pecho

palpitar con su néctar paralelo.

Átame a ti, regálame ese instante,

son pétalos tus manos en mi boca

y tus labios la luz del laberinto

y yo juego a perderme en tus caderas,

en el hermoso valle de tu espalda,

en el miedo de tus acantilados.

Átame a ti, tus brazos me sostienen

al borde del abismo donde habito,

tu inmensa luna en dos abre mis noches,

me sumerjo en la suma de tus labios

donde mi mar enlaza con tu playa

en la profundidad del universo.

Ovíllate desnuda, que mis manos

ávidas de placer y de lujuria,

deshilarán tu sueño subterráneo,

subirán por tus piernas de azucena

acariciando estigmas de amaranto.

Sólo de tus vestidos, la sonrisa.

Sólo de tus palabras, los suspiros.

Entrégame la sed de tu deseo,

el vino de tu boca cortesana,

yo beberé de ti porque me embriago

con la sal de tu piel y de tu aroma.

Hasta de mí me olvido por tu entrega.

Me oculto entre tu pulso tembloroso

donde la vida guarda sus latidos

y navego en tu barca silenciosa.

Desde popa diviso el horizonte.

A toda vela entrando en la bahía.

Qué descanso en la cumbre de tus lunas,

en la luz del candil de tu recinto.

Te quiero porque al mar lo siento mío

Alcanzando la segunda edición del libro Tan sólo por la luz la sombra existe, quiero agradecer  a todos los que con su apoyo han conseguido que pueda llegar a esta meta. Foto0093 mar de portada

 

Te quiero porque al mar lo siento mío

en mi playa de amor deshabitado.

Y te deseo, amor, porque tus pechos

de altas torres de vida soleada

tocan la luz y habitan mi recinto.

Y presiento que crecen las espigas

y hay mundos nuevos en tu piel de luna.

Y te deseo, amor, porque tus labios

me llenan de lujuria, me enaltecen

y renace la sed de ser amado,

y en tu espalda, de playa atardecida,

descansa el sueño y descansa el alba.

Y mis manos dibujan tus caderas

para besar tus paralelas lunas

donde la noche es luz siendo manzana.

Es fruta el universo de tus pechos

y redonda la luna donde habito.

Antonio Pastor Gaitero

Segunda edición de Tan sólo por la luz la sombra existe

El atardecer es tu palacio

Colocarme en la fila no he querido

de los que dan su pésame obligado,

ni me he acercado al foso, ni he tirado

un puñado de tierra por cumplido.

 

No he cubierto de luto mi vestido

ni corona de flores he llevado,

será tu paz mi llanto inacabado,

y tu adiós un dolor desconocido.

 

Me quedo por amiga tu sonrisa,

te reservo mi pecho por espacio,

seré tu hogar, tu sal de mar, tu brisa.

 

Silenciosa la noche cae despacio,

dejando en el azul la luz precisa

que convierte la tarde en tu palacio.                               

     

Antonio Pastor Gaitero

 

                                     20140825_204011Antonio Pastor Gaitero

 

 

 

Comentario de la poeta Inma J. Ferrero al libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

La revista “PROVERSO” en la pluma de la poeta Inma J. Ferrero, publica este comentario al libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

ANTONIO PASTOR GAITERO – TAN SÓLO POR LA LUZ LA SOMBRA EXISTE

12656496_1066802550026349_1821370987_o

Por: Inma J. Ferrero

(Madrid) Antonio Pastor Gaitero (1950). Tan sólo por la luz la sombra existe. Prólogo Alfredo Piquer. Madrid-España: Lastura.

Antonio Pastor Gaitero nos presenta en su poemario, Tan sólo por la luz la sombra existe, el amor cotidiano, el amor palpable y visible en todos los ámbitos de la vida humana. Un amor que explora y reivindica desde la individualidad personal para posteriormente trasladarlo a la universalidad del que todo somos partícipes. Nos lo muestra como ese sentimiento que nos alcanza y nos atrapa, y ante el cual no tenemos defensa posible, “La sonrisa es un mar de amor inmenso, / paralelismos de amor,  / anáforas de besos…” Nos hallamos también ante un poemario que nos sorprende por su vitalidad, por el enorme deseo de vivir del que el autor hace gala a lo largo de sus páginas, dejándonos toda una enseñanza de vida, y en algunos momentos apareciendo en sus versos la consolación ante los tiempos difíciles. “No debe ser la sombra tu enemigo,/ ni la luz tu refugio ni tu aliento…” “Cuando escribo también me duele el verso / y me avergüenza el mundo en el que vivo…” Antonio Pastor Gaitero es un poeta trovador de la vida, de lo cotidiano, de las cosas que nos rodean y de lo que nos pasa.

En este poemario se construye y al mismo tiempo se destruye la idea que tenemos acerca del amor, se nos muestra paternal, amante, amigo, fraternal pero también se nos presenta el amor abandonado, el dolido, el que perdona pero no olvida, el amor en todos sus estados y con todos sus matices. “No hay abrazo ni beso que supere / la luz que se desprende de tus ojos…” “Siendo tus labios sed. / Me ofreces la razón del elemento, / me das la tierra, / el pulso de la vida… ” “Si pudiera decirte: ¡No te quiero! / Rescatar de la sombra mi alegría…”. Todo ello con un lenguaje rico en simbolismo y trazado con una gran maestría por las pinceladas del verso que atrapa con la cadencia de sus rimas. Son también protagonistas destacados: el mar, el viento, la música, el desasosiego, la calma, la tristeza y la alegría, estos últimos como estados de ánimo que el poeta va marcando en su escritura
y que forman parte del engranaje del sentir. “No dejes que la sal impida el beso. / ¿Qué hay más importante que tus labios / abriendo amaneceres en sonrisas? / Ella mueve la vida, el universo… ” Es importante señalar la referencia constante al mar que se erige como elemento evocador, motor de la rememoración y en algunos casos salvador y punto de inicio. El ritmo de los versos se convierte en la afirmación de la voluntad de amar, de vivir, el leitmotiv o eje del libro que nos envuelve desde el inicio del primer poema hasta el último de sus versos. “He de encontrar un bosque de azucenas / y en los cálices rígidos los sépalos / que defiendan la flor del amaranto…” “Nacemos y la queja es un grito desolado / y todo es un adiós desde el inicio del llanto…”

En este poemario el autor se mueve como pez en el agua en el territorio de la metáfora, haciendo de esta su signo de identidad, podemos decir en este punto que se trata de poemas de una poética contundente, sin caer en la rima fácil y sin en la exageración del lenguaje ni de la retórica. “Toma la llave que mi alcoba cierra / y deja prisioneros del instante / los besos que en tu cuerpo deposito…” Los versos perfectamente hilvanados son reflejo de la gran calidad de este poeta, que nos sorprenderá en cada uno de los poemas que forman el poemario en el que quedaremos sin ninguna duda atrapados de principio a fin. El estilo sencillo y equilibrado lo hace asequible para todo lector que quiera encontrarse con la poesía. “Te nombro en los pasillos del recuerdo / y en los silencios del olvido estallo…”

12118858_1016582891714982_480272834039328784_nEs predominante la sensación de que el autor trata de encerrar en todos los versos la esencia de los sentimientos que quiere transmitir, haciéndonoslos llegar en su forma más sentida y latente, o como diríamos más coloquialmente mostrándolos “a flor de piel”, para ello, no renuncia a nada y nos hace partícipes de todo un muestrario de imágenes que impregnarán nuestro pensamiento y que harán aflorar en el lector los recuerdos de otros tiempos ya vividos e incluso las vivencias que aún están por llegar. “Nada será sin ti / mi corazón maltrecho. / Los versos son un mundo en cada esquina / en su interior camina el universo…”

Estamos ante un poemario que nos muestra la hondura del hombre, lo que verdaderamente nos hace humanos, incluso lo que nos hace dignos del perdón y de la comprensión “El amor” el deseo de “vivir”. Les animo a tomar sosegadamente una taza de té o de café, según sean las preferencias, y acompañados por la suavidad de la música perdernos en este bello poemario que sin duda llegará a sus almas dejando el sabor de este sentimiento tan pleno que nos lleva a los distintos sabores de la vida, erigiéndose como la más profunda y meditada lírica.

Tan sólo por la luz la sombra existe
Antonio Pastor Gaitero
Editorial Lastura
Depósito Legal: TO-810-2014
ISBN: 978-84-943268-7-5

Tan sólo por la luz la sombra existe

El domingo 17 de enero de 2016 a las 19 horas,  en la tertulia poética del Cafetín Desván de Torrejón de Ardoz, (Calle virgen del Pilar nº9)  presentaré recitando y cantando el libro “Tan sólo por la luz la sombra existe” sirva como adelanto este poema:

Invento un mar azul para tu vida,

un mar azul, un faro, blanca arena,

un viento que despeine tanta pena,

una sombra en el sol de tanta herida.

 

Invento en una luna amanecida

el alba de la luz que al día llena

de estrellas de rocío y hierbabuena,

en la paz de tu voz entristecida.

 

El aire que respiras me hace vivo.

Regresará la aurora para darte

el faro que a la noche quita enojos.

 

Si acudes a mi mar, yo te recibo

con el alba y su luz para llevarte

un mar azul en calma ante tus ojos.

                                  Antonio Pastor Gaitero

La Fídula- micro abierto de septiembre 2015 la fídula micro abierto de sep- fot2APASTOR_TANSOLOPORLALUZ_CUBIERTA

Comienzo el año con una canción

Comienzo el año con una canción.

Dijo Horacio Guarany:

Si se calla el cantor calla la vida,

porque la vida misma es como un canto,

si se calla el cantor, muere de espanto

la esperanza, la luz y la alegría.

Porque cantar invita al canto, y el canto en coral y suma voces. El murmullo se convierte en voz, la palabra en melodía, la melodía en baile, la danza en abrazo y el abrazo en beso.

Comienzo el año cantando al recuerdo.  Al adiós que deja libre la decisión de vivir sin la persona que fue la suma del abrazo. Porque nadie puede decidir sobre nadie el camino que elige. Porque nadie es dueño de nadie.

Canto esta canción para que sigue siendo en el recuerdo, la cuna de los sueños donde habita la vida. 19428_513305665376043_550270866_n (1)

 

 

LA                       fa#m                 do#m

El tiempo ni es pasado ni es olvido

          sim           MI                       LA   

cuando el beso se queda en la memoria,

   fa#m             do#m           sim 

no tengo a tu recuerdo escapatoria,  

MI                                   LA

ni tengo este suplicio merecido.

fa#m                                             DO#7  

Me vine solo, con tu adiós vencido,

fa#m                                        MI

un carrusel tu voz, y yo la noria

do#m                               RE 

que gira tras de ti, en obligatoria

MI                               MI       LA

caricia, inaccesible, sin sentido. 

RE                                               rem

Eres mi viento, mi timón, mi vela,

do#m                                              RE

la cuna de los sueños donde habito,

MI                                              LA      

surca mi barca sobre el mar, tu estela.

RE                                                  MI

No te quiero olvidar ni sueño evito,

do#m                                 RE

pues  sólo tu recuerdo me consuela.

MI                                 LA

Dejo tu amor en mi silencio escrito.

Antonio Pastor Gaitero

 

 

 

 

 

Despido el año con un poema

Despido el año con un poema del libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”. Me refugio en el amor para reivindicar respeto y tolerancia.

Si se apaga la llama de tus besos
y el viento del ayer se nos detiene
y la tierra se nos convierte en fango
y la sequía quita sed al sueño,
te ofreceré la lumbre y la pavesa,
el barro y el suspiro con mi canto
y brindaré del vaso que colmaste
de leche y mosto, miel y levadura,
y te daré a beber de mi silencio.
Elige así de nuevo tu camino,
yo tendré siempre azules los cipreses,
mi pecho al mar y viva la sonrisa,
tendré al trasluz tus hojas carmesí,
una piedra del mar de tus verdades
y mis labios sedientos de esperanza,
y tendré un verso nuevo cada día
y una canción al viento diferente,
un azul mar de sal para tu orilla
y un mar azul profundo en tu aposento.

Antonio Pastor Gaitero25 abril 2015 en Rivas

La Fídula- 30 de diciembre 2015

Recibo la rutina que me asola

Abro el libro por una hoja cualquiera y me entretengo en un poema de luz, como la mañana que levanta el día, me abrazo a la guitarra y un arpegio en un acorde menor me empuja a cantar dibujando frases. El libro “Tan sólo por la luz la sombra existe” publicado por Lastura, es un canto para vencer las sombras.

Recibo la rutina que me asola
con el escudo que defiende el canto,
con el único escudo que levanto
a la luz y al color de la amapola.
La fuerza de tu mar, ola tras ola,
me protege de males con el manto
de tu sonrisa, al ritmo del encanto
que Offenbach dejó en la Barcarola.
Día tras día intento, al levantarme
pensando en ti, crecer en la sonrisa,
mirando al sol que brilla en alcaceles.
Y me quedo en los labios que, al besarme,
me acercan a la sal que el mar precisa,
al cáliz que precisan los claveles.

Antonio Pastor GaiteroAPASTOR_TANSOLOPORLALUZ_CUBIERTA