Me acaricia el gato

Aparece un dolor cerca de un diente

duele tanto que callo y desespero

se sube a la cabeza fuerte y fiero

y me nubla los ojos y la mente.

Me acurruco fetal en el saliente

del sofá, por el dolor me altero,

me sujeto la boca y no tolero

ni un ruido ni una voz y estoy consciente.

Quisiera descansar dormir un rato

ir al dentista a pesar del miedo

y pienso en escribir este relato.

No lo puedo aguantar, apenas puedo

viene hacia mí y me acaricia el gato,

y con él gato y mi dolor me quedo.

Antonio Pastor Gaitero