Volveré a cantar lo mismo

cara-blanco-negro-cmyk

 

¿Qué fiera vive en mí que vivo y dejo

que el tiempo pase mudo por mi lado

y no me deje en huella reflejado

todo lo que acontece en el espejo?

 

¿Y qué animal seré si el llanto alejo

de mis ojos, si el grito desgarrado

no me turba, ni el hombre desolado?

¿A qué animal en actos me asemejo?

 

¿Al gavilán que vuela solitario?

¿Al astuto felino, pues razono?

¿A qué animal valoro, a cual denuesto?

 

¿Por qué me considero necesario,

si es más humana la expresión del mono,

si hasta el buitre es más hombre y más honesto.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “Sonetos de amor y otras ausencias” publicado por “Lastura ediciones”

Recitaré este poema y cantaré esta canción entre otros textos el viernes 25 de octubre en “La Fídula” en el barrio de las letras de Madrid, porque es un canto de amor en el sentido más amplio de la palabra.

 

A           A9            A        C#7

Y crecemos a golpes y nos hacemos fuertes

F#m              Em6                 F#7         Bm

endebles al amor y a la soledad, pequeños,

   E7                                                        A 

y fuertes al orgullo y al egoísmo fuertes,

   A                    A9                       C#7

y seguimos creciendo ante la duda y el miedo,

 F#m                   Em6                  F#7          Bm 

para vencer el miedo nos mentimos gritando

         E7                                                         A

y escuchamos negando para vencer la duda,

    Dm                            A               

almacenamos ira perdiendo tolerancia,

       B7                              E7

el poder nos enseña a leer libros en blanco

    Dm                                         A

y nos regala el miedo a los dioses y a la noche

  B                        B9                                E

y así seguimos solos venciendo soledades

A                                       C#7

Entre el amanecer y la noche hay tantos pasos,

         F#m            Em6               F#7           Bm

tanto mar que sentir y tanta sal en las olas,

 Dm                                  A

tanta savia nutriendo raíz, flores y frutos,

 B                                                   MI7

tanta esperanza en sueños creciendo y en sonrisas

           Dm                                   A

tanto amor tanta entrega dormida en nuestros brazos

B                                                   E7

tantos besos que dar tanta música en los labios,

      A                                       C#7 

que alejamos la noche en cada creciente luna

  F#m                Em6      F#7                        Bm

improvisando soles     para inventar mañanas

                          E7                                               A

y seguimos creciendo y juntos seremos fuertes.

Antonio Pastor Gaitero

cara-blanco-negro-cmyk

Diseño gráfico  Miguel Martín Barragán

 

DE FERIA EN FERIA

No eres más culto por lo que escribes, si no por lo que lees.

 

Un poema del libro “El musical acento de tu nombre”

 

Quiero por necesario comprenderte,

no por darte razón, para escucharte,

para aprender de ti, y para hablarte

con la paciencia que al abrazo acierte.

 

Opinarás distinto de la suerte

y no por desigual he de juzgarte,

de religión, política, amor, arte,

de la vida, del sueño y de la muerte.

 

Tendrás otro color y otras culturas,

otro país que en nada nos separa,

para toda razón hay más lecturas.

 

Tan sólo le rechazo al que prepara

y mantiene el dolor en sus locuras,

sólo aclara rencor y daño aclara.

Antonio P en la feria del libro de Valencia 2019

Portada del Libro El musical acento de tu nombre

El rocío es azul porque te nombra

Es el otoño luz en la mañana

de la mirada azul de tu sonrisa,

la noche larimar

si tu palabra besa

y abriga al desencanto

y constela el cielo del abrazo.

Todo es azul,

y todo crece si el azul lo nombra.

Es azul el invierno

y la nieve es azul cuando blanquea,

y el manantial que brota zarco

y la lluvia turquesa

si tu pupila llora,

la noche cuarzo claro si la luna

en tu mirar sonríe.

Y tus pasos azulan el camino

cuando viajar te acerca a otras culturas

y el abrazo se vuelve azul al beso.

La prímula zafiro porque nace

en la memoria frágil de lo eterno.

El rocío es azul porque te nombra.

Antonio Pastor Gaitero

 

Es nuestro tiempo un tren de cercanías

Es nuestro tiempo un tren de cercanías

y en su trayecto el pasado acerca,

guardamos las maletas que no hicimos

en espera de un acto fragmentado,

y el tiempo nos recuerda que es olvido.

 

El tiempo pasa y nos señala piedras,

heridas por tropiezos de los torpes

que escriben con errores su derrumbe.

¡Dejad la piedra en paz y en su descanso!

Grita el camino vista la torpeza,

pero la piedra espera otro tropiezo,

y todo se repite y todo llega

como si fuera un eco ineludible.

Es el pasado un tren que nunca alcanza

esa estación que su presente espera,

pero al recuerdo acude sigiloso,

al beso y al dolor de los andenes.

Antonio Pastor Gaitero

Del libro “Con nombre propio”

foto vias del tren octubre2016

 

A José Pastor Gaitero

Te busco en los pasillos del recuerdo

donde dejaste el juego, las sonrisas

con tu serena voz y tu apacible

mira de horizontes de luz llena.

Abro las puertas que el pasado cierra

y te forjo presente en mis abrazos

y te beso las manos que me dieron

las voces que en los libros guardan ecos.

Dumas hizo a Dantés clamar venganza,

Hugo robar el pan al miserable,

Dickens colmó de amor sus desamores.

El eco del salón ángulo oscuro

de golondrinas que en sus rimas Bécquer

los nidos nos colgó de la memoria.

De Lope escucho el eco del soneto.

Viajé a la luna, al mar, con Julio Verne,

al Madrid de Baroja en trilogía,

a las cañas y al barro en la albufera

de la huerta de Blasco en la barraca.

Te convoco a leer ahora conmigo

los prohibidos autores que buscabas

nervioso los domingos por el Rastro

librando del olvido sus palabras.

Tú llevabas humilde los ahorros

que cambiabas por libros imposibles

y yo aprendí a leer por tus esfuerzos

viviendo la historias de sus páginas.

Hermano, te convoco a la lectura

desde el ayer y el hoy encadenados,

con el aroma que la historia guarda

en todos esos libros prisioneros.

Nos huele a nieve crimen y castigo,

se derrama el incienso y Quasimodo

Nuestra Señora de París asciende

y eleva su alma noble al campanario.

 

Te acerco a los azules de la orilla

de sucesivas olas y de espumas

donde descansa el mar, donde la arena

reclama el pentagrama de las noches,

donde la playa escribe melodías

si pasean contigo mis recuerdos

y de nuevo la aurora nos regresa

a ese mundo de libros compartidos.

 

Te convoco de nuevo porque el llanto

dejo de ser caudal en la tormenta

y ahora es de besos sed y de luceros

que buscan en los libros tu escritura.

 

Te nombro en los pasillos del recuerdo

y en los silencios del olvido estallo,

te renombro y te grito y te revivo

porque te quiero hermano sin distancia.

josé pastor gaitero

Poema del libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

tercera edición de tan sólo por la luz la sombra existe

 

 

El tiempo pasa

El tiempo pasa y es inevitable

cumpliendo así los ciclos de la vida,

mas viajar con el tiempo es lo importante,

sentir el aire fresco en la mañana

y la brisa de sal que el mar renace

y brindar por la vida y por un sueño

paralizando el tiempo en ese instante.

 

Al sentir amistad en tu sonrisa

le das valor al tiempo y me parece

que siento los minutos cuando laten

y el tiempo entre nosotros se entretiene.

 

No se le vence al tiempo con la urgencia,

sólo con la paciencia se le vence.

 

El tiempo pasa y es inevitable,

sentir cada segundo y su latido

y compartir tu tiempo es lo importante.

Antoñito el orejas-3

Caricatura de Miguel Martín Barragán

Mis deseos de paz, salud, poemas y canciones para este año de 2019

Inventamos los ciclos de la luna

Inventamos los ciclos de la luna

para seguir los pasos de la noche,

y no para soñar un beso cálido

si la luna a creciente se levanta.

Inventamos los ciclos de la aurora

para iniciar en la vereda el paso,

y no para enlazar luz y rocío,

o si la luz de la mañana sigue

pintando su color a las espigas.

Inventamos las horas, la disculpa,

para olvidar al vernos la sorpresa

y limitar así nuestros encuentros.

 

Reinvento el beso que al presente acude,

reinvento el mar que siempre nos espera,

y tu mirada invento, tu sonrisa,

y tu noche de estrellas consteladas,

y tu mañana de espigas y de abejas

que siembran flores en el beso cálido.

Esto invento de nuevo si es preciso

para que sepas que en la paz espera

la noche y la mañana de tus sueños. 

Poema del libro “Viaja el tiempo en un tren sin estaciones”

 Antonio Pastor Gaitero

foto vias del tren octubre2016

Mi gato y yo

Pellejito-4

Me siento solo y hablo con el gato,

él gira la cabeza,

sostiene en mí sus ojos,

me escucha, y  yo presiento que me piensa,

hay una paz que abraza en su mirada,

le digo sin hablar, ¡Qué bueno eres!

Él pide y no suplica,

me lleva a la cocina

quiere comer, se sienta al pie del plato,

come y bebe y me mira agradecido

y se va y se refugia entre las mantas,

es octubre y la casa ubica al norte,

tiene frío, no tiene pelo,

se llama Pellejito

y está conmigo siempre.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “Viaja el tiempo en un tren sin estaciones ”

 

 

¿Fiesta nacional?

Quisiera celebrar que fue un abrazo,

que llevaron semillas y pomada,

que dejaron la tierra cultivada,

que ofrecieron su pecho por regazo.

 

Semilla fue el fusil, el pecho un lazo,

la tierra fue una tierra saqueada,

a fuego fue una tierra conquistada.

Y muestro mi repulsa y mi rechazo

 

a esta fiesta de orgullo y de mentira

que oculta una vergüenza en nuestra historia.

Pido perdón, perdón en el recuerdo.

 

Tan sólo el que no lee apenas mira

y piensa que invadir es la victoria,

celebra la invasión y está de acuerdo.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “El musical acento de tu nombre”

Portada del Libro El musical acento de tu nombre

 

Surge del verso el cuerpo del poema

 

Presentación del libro el Musical acento de tu nombre- octubre 2018-12

Recuerdo gráfico de la presentación del libro en Canillejas en la fotografía de Pedro Ignacio Tofiño. Acompañado por Lidia López Miguel (Editora de Lastura Ediciones) y por el escritor Valentín Martín

Presentación del Musical acento de tu nombre-Octubre 2018Presentación del libro el Musical acento de tu nombre- octubre 2018-20

Presentación de Valentín Martín

A lo largo de la historia de la literatura la poesía ha pasado por
numerosas tendencias, o maneras de interpretarla, o sencillamente
modas.
La que más influyó, sin duda, fue el Modernismo. Por el
Modernismo pasaron casi todos los grandes, aunque ninguno se
quedó para siempre. La belleza por la belleza no basta, hay que
añadirle más ingredientes (la poesía social suma el compromiso).
En el fondo se trata de buscarse a sí mismo en tantos ismos que ha
ido colonizando un espacio reservado sobre todo al sentimiento.
Antonio Pastor Gaitero ha esquivado todos los ismos de que
hablo. Todos los ismos menos uno: el de ser fiel a sí mismo como
poeta que desde las formas sencillas y clásicas se expande.
Se evita así pervertirse en algo tan intrincado que hay veces que
más de una lectura no basta para entender a algunos poetas que
viven en las metáforas, cuando las metáforas siempre son un
recurso y nunca un fin en sí mismas.
Si hay un poeta que no necesite escribir metafóricamente sino con
la tradición hermosa y profunda de los pardales, ese es Antonio
Pastor Gaitero.
Aquí está este libro, “El musical acento de tu nombre” para
demostrarlo.
Hay que leerlo. Hay que leerlo y tal vez sin darnos cuenta nos
veremos envueltos en la dulce seducción de lo popular, cercano y
comprensible.
Y eso no quiere decir que “El musical acento de tu nombre”
carezca de altura poética, sino todo lo contrario. Es un libro para
recordar. Esto sucede solamente cuando la lectura de un libro nos
deja un poso de buen sabor que perdura.
En “El musical acento de tu nombre” Antonio Pastor Gaitero
moldea la poesía con la sabiduría tradicional de la costumbre, no
tiene que recurrir a garabatos o geografías de liturgias exóticas,
porque todo lo que escribe forma parte de su mundo, de nuestro

mundo, del mismo mundo que es el mundo de todos, por eso
resulta tan reconocible.
En este libro – como en toda su poesía – Antonio Pastor Gaitero
cultiva una lírica amplia, variada, y cuantiosa que da vueltas en
torno al poeta con una emoción sostenida siempre y con una
oferta de retales carísimos, pero que él regala con una
espontaneidad expresiva de tal calibre que nos parece estar escrita
para cada uno de nosotros.
Madrid está presente, claro. Porque Madrid es una ciudad tan
hembra que en las manos de orfebre de Antonio Pastor Gaitero
siempre es nuestro Madrid.
Y así va sucediendo con todos los poemas que nos tocan como si
llamasen cada uno a nuestra puerta. Es el milagro de la
universalidad poética de Antonio Pastor Gaitero, que al elevar lo
cotidiano hasta la altura de una extrema sensibilidad, hacia una
pureza en el lenguaje, desmorona distancias y seca océanos entre
el lector y el libro
Yo me atrevería a decir que entre nosotros y él porque de tanto
leerlo se establece una vereíta que no cría yerba.
Culpa suya, hay que cargar este vínculo en el haber de Antonio
Pastor Gaitero.
Porque no hay que engañarse, esto está al alcance de muy pocos
poetas, sencillamente porque no resulta fácil fecundar
complicidades.
Se necesita mucho talento y un gran dominio del oficio para
diseñar un camino intelectual por el que transitan felices y a gusto
todos los aires de todas las gentes, sea cual sea su estado
sentimental.
Detrás de “El musical acento de tu nombre” hay un gran poeta
que nos deja en el libro tanta poesía cabalgando un rítmico
lenguaje que es una alegría itinerante caminando ya hacia las
plazas, las calles y los suburbios.

Y como una de las reglas para presentar un poemario es no añadir
más poesía a la que el propio poeta ha puesto en el libro, me
aguanto la berrea y les remito a “El musical acento de tu nombre”
y a Antonio Pastor Gaitero que están llamando ya con las
urgencias de las buenas noticias. Si ustedes no responden, sepan
que se van a condenar, porque se pierden algo goloso y grande.

Valentín Martín

 

Poema del libro “El musical acento de tu nombre”

 

Surge del verso el cuerpo del poema

y brota el corazón de lo que escribo

y escribiré poemas sin descanso.

La sílaba, el acento es el emblema,

la palabra y el ritmo que recibo

son tierra, luna, mar y mi remanso.

 

Separar hojarasca es lo que quiero,

de la palabra y de la poesía,

para hacer de este oficio mi artilugio.

Espero ser del verso jardinero

del árbol que del verso es elegía,

que sombra y fruto da siendo refugio.

 

Recoger de los ecos  en la suma

de los versos el canto que acentúa,

es la labor que quiero en mi balanza.

Marinero de sal, viento y espuma,

de un mar que en calma vida perpetúa

y estrofa a estrofa la canción alcanza.

 

Presentación del libro el Musical acento de tu nombre- octubre 2018-17

 

El pulso de la especie

A Laura Pastor Eugenio

Es verde el mar, es verde si lo miro

a través de tus ojos,

y  verde el cielo y verde la esperanza.

Verde madera tu mirada verde

y tus ojos de estrellas consteladas

serán campos de arroz en la albufera

de mi pecho,  vivencia  y alimento.

 

El trigo crece verde hacia la espiga,

y la semilla brota y enriquece

el campo y sus confines siderales,

y sucede la vida y sus misterios,

y el origen del fruto multiplica

la razón de vivir en armonía,

la razón de la savia  desatada,

el pulso de la especie.

 

El tiempo suma y pasa, es insensible

al ciclo natural que nos persigue,

siendo incesante el paso de los años,

pero sabemos que el instante es nuestro

y nada puede acelerar un beso

si el abrazo destella en tus pupilas.

LAURA 2018- CHUPETE

Laura tiene el acento suspendido,

entre vocales  une la palabra

y vuela victorioso en la mañana

el verdecido gesto de su nombre

a sus ojos de vida llena y nítida.

 

En el cole

Pasar una mañana con alumnos de tercero de primaria es volver a la ilusión y a la sorpresa, al júbilo, a la atención, a la algarabía descontrolada,  al silencio y a la pregunta, en suma a la niñez. Les presenté el libro infantil “Adivinanzas, el libro olvidado y otros cuentos” les canté canciones, y con las adivinanzas provoqué respuestas al acierto, que con suma celeridad respondieron afirmativamente, hubo risas y todos querían responder levantando la mano con impaciencia. La despedida fue entrañable, algunos me abrazaban  y me sentí querido por su espontaneidad, me ofrecían sus manos sonriendo y me sentí importante por segundos.

tercero de primaria es San blas

Les canté entre otras esta adivinanza:

Al abrirlo una sábana

se extiende por mis manos

como una nube blanca,

de pájaros repleta

con extendidas alas,

las alas son acentos,

los pájaros palabras.

Si se cierra descansan

en nieve las palabras

y los dibujos duermen

en camas numeradas.

Libro cuando lo abro del papel las palabras.

Si se abre descubres

el nombre de las plantas,

el origen del hielo,

el canto de las aguas,

una historia que empieza

otra historia que acaba.

Si se cierra se juntan

las hojas y descansan

los ecos de las voces

que cuentan las batallas,

no sabrás si se cierra

que hay estrellas al alba.

Libras cuando lo abres del papel las palabras.

Adivinanza del libro “Adivinanzas, el libro olvidado y otros cuentos”

aaadivinanzas

 

Traigo el verde a la luz

20140914_141838

A Federico García Lorca

Traigo el verde a la luz,  y recupero

el árbol verdecido en la montaña.

Se hizo noche la noche de una España

que al verde abandonó por el sendero.

 

La fría plata eterna por acero

cambio al sucio cristal que el llanto baña,

recuperar la luz que desempaña

la verdad, a esperar contigo, espero.

 

Estás en el acento y en el lazo

que forman la palabra y en los gritos

que sujetan mi verso a tu cadera.

 

Tu canto Federico es un abrazo,

ruiseñores al alba, y tus escritos,

la necesaria voz que el canto espera.

Antonio Pastor Gaitero

 

Poema del libro “El musical acento de tu nombre” de próxima publicación

 

Amo la vida

Amo la vida en su pasar sereno.

El canto de las aguas que amanecen

de satisfecha sed contemplativa.

Amo la luz de la mirada limpia.

El abrazo que ama y no sujeta.

A los ojos que abrazan latitudes

y sonríen sin prisa.

Al corazón de todos,

y a los pulsos que marcan inquietudes

en lazos solidarios de esperanza.

Amo la siembra

y amo la palabra,

y la semilla si la voz consigue

cantar en el acorde de la espiga.

Y a todos los colores.

Amo la piel por diferente, y únicas.

Amo la voz en todos sus idiomas.

Y cuando entiendo el sí de las caricias

y mi pecho responde

con un beso que abraza, y se conmueve,

me reafirmo en amar

para saberme vivo.

51 portada no 2

Fotografía de Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

El tiempo

El tiempo es un invento traicionero

que nos señala instantes de costumbres

y deja en tus momentos compromiso

para cumplir minutos programados.

Nadie puede por mucho que lo intente

adelantarse al ciclo de la luna.

Tú, se desobediente de las horas

para crear los pasos de tu tiempo,

para llegar temprano a la caricia

y al beso ansiado que el amor proclama,

y  quédate a dormir entre tus sueños,

y descubre los juegos olvidados.

Tú, se desobediente de las horas,

para sumar minutos y sonrisas,

para verlos crecer desde el abrazo,

y contemplar sereno, si la luna

se llena de esperanza en el camino,

si deja en el recuerdo reflejada

la luz que en la paciencia depositas.

Poema del libro “Poesías de amor y nombre propio”

                                              foto vias del tren octubre2016

Fotografía de Antonio Pastor Gaitero

Hay mundos nuevos en tu piel de luna

Te quiero porque al mar lo siento mío

en tu playa de amor deshabitado.

Y te deseo, amor, porque tus pechos

de altas torres de vida soleada

tocan la luz y habitan mi recinto.

Y presiento que crecen las espigas

y hay mundos nuevos en tu piel de luna.

Y te deseo, amor, porque tus labios

me llenan de lujuria, me enaltecen

y renace la sed de ser amado,

y en tu espalda, de playa atardecida,

descansa el sueño y descansa el alba.

Y mis manos dibujan tus caderas

para besar tus paralelas lunas

donde la noche es luz siendo manzana.

Es fruta el universo de tus pechos

y redonda la luna donde habito.

Antonio Pastor Gaitero

Poema del libro “Tan sólo por la luz la sombra existe”

MAR

 

Un ser se siente libre cuando vence…

Un ser se siente libre cuando vence

el odio que le viste y aprisiona,

no le daña el ayer si lo menciona

y en esa calma vive y se convence.

 

Respeto que en amor en versos trence.

Se siente vencedor cuando perdona.

Por encima no está de otra persona,

ni hay nada por amar que le avergüence.

 

En paz consigo mismo si convierte

en sonrisas el llanto, en voz la duda,

y en diálogo el grito y el desprecio.

 

Será mejor, si cada día invierte

esfuerzos en la entrega y en la ayuda

y suma voluntad en el aprecio.

Antonio Pastor Gaitero

 

Concierto en La FÍDULA

Café Galdos 30 de junio

Fotografía de Inés Poveda

Volver a la Fídula es regresar a casa. El viernes 24 de noviembre, me desnudo de nuevo entre palabras y acordes para vestir poemas. Entre ellos cantaré textos del nuevo libro “El musical acento de tu nombre” que publicaré con Lastura Ediciones en breve.

Como muestra vale un botón, decía mi abuela.

 

El tiempo ni es pasado ni es olvido

cuando el beso se queda en la memoria,

no tengo a tu recuerdo escapatoria,

ni tengo este suplicio merecido.

 

Me vine solo, con tu adiós, vencido,

un carrusel tu voz, y yo, la noria

que gira tras de ti, en obligatoria

caricia, inaccesible, sin sentido.

 

Eres mi viento, mi timón, mi vela,

la cuna de los sueños donde habito,

surca mi barca sobre el mar tu estela.

 

No te quiero olvidar ni sueño evito

pues sólo tu recuerdo me consuela.

Dejo tu amor en mi silencio escrito.

 

Una tarde de concierto

Era otoño y las palabras como hojas se desprendían de los versos. Pensaba que una primavera renacía, cantaba y recitaba los poemas del libro”La respuesta del espejo” en una sala completa de amigos. Sonreía y me encontraba cómodo y agradecido, es por eso que quiero dejar reflejados recuerdos de aquel instante.SGAE-6

¿Qué realidad  de imagen reflejada

verdad delata limpia y transparente

que nunca deja a nadie indiferente

y apenas se demuestra equivocada?

 

Qué obediente refleja la mirada

que devuelve la luz omnipotente,

impasible se muestra de repente

dejando la verdad manifestada.

 

Respuesta da si la pregunta asoma,

silencioso contesta realidades,

la mentira no existe en los reflejos.

 

Igual la vida la respuesta toma

y nos devuelve claras las verdades

que nos dan en respuesta los espejos.

 

Con este poema inicié la lectura después de la cálida presentación de mi editora Lidia López Miguel (Lastura Ediciones)

SGAE-5

inicié la segunda parte del acto con este soneto para dar entrada a los poemas hechos canto.

Soneto a una luna llena 

Ayer, de un viento gris de luz nublada

surgiste tú cercana y amarilla,

esférica cabeza de cerilla

que sin llama da luz tornasolada.

 

Ayer tuve mi paz amordazada,

el mármol de mi pecho se hizo arcilla,

y fue tu luz el faro, la semilla

que el corazón me dio de la granada.

 

Qué ejemplo de honradez tan generosa

que tanta luz recibes tanta ofreces,

espejo de belleza desprendida.

 

La paz de la mañana en ti reposa,

en tu magia de luz cuando apareces

en el cielo de noche, suspendida.

SGAE-7

Un silencio que abraza me acompañaba en cada verso.

SGAE

Concierto en el Palacio Longoria. Patrimonio de la humanidad. Sede de la SGAE.

SGAE-8

 

 

 

 

Adivinanza

Adivinanzas cartel del niño mirón

Del libro “Adivinanzas, el libro olvidado y otros cuentos” propongo esta adivinanza, os atrevéis a adivinarlo. Os recuerdo que personas pequeñas de siete años han dado con la solución.

No es una enfermedad y es contagiosa,

y te cambia la cara en un instante,

es necesaria dicen, e importante

aunque a veces es grito y es llorosa.

 

Unas veces tranquila, otras nerviosa,

no hay ninguno de ella que se aguante,

a veces sin cantar nos pega el cante,

y descubres que es falsa, si es forzosa.

 

Se introduce y te agacha y te retuerce,

y te cuesta parar y te sonroja,

por mucho que no quieras siempre ejerce

 

su fuerza sobre ti, nunca se enoja,

no hay nada que la venza, que la fuerce,

y es unas veces fuerte y otras floja.

Antonio Pastor Gaitero

Adivinanzas- cubierta