DEJAD DE SER POR TONTOS LOS SIRVIENTES

Pobre de aquel que siendo pobre, rico

se cree y al rico adula y asemeja,

y al pobre menosprecia, injuria y veja.

A este ser, por ser tonto le dedico

 

este verso que canto y clarifico

por su gran ignorancia, donde deja

su tontuna aparente y la refleja

con su actitud diaria y de borrico.

 

Pido perdón al asno por jumento,

no le quise ofender por compararle,

con este personaje, lo lamento.

 

De tonto no me canso de llamarle

porque este ser escaso de talento

tonto se muestra, sólo con mirarle.

 

 

Los tontos son aquellos que obedecen

a quién les ata sin saber siquiera

porque cumplen por dócil el mandato.

 

No tienen dignidad porque carecen

de ciencia y de cultura, en su ceguera,

hacen de la tontuna su retrato.

 

Ignorantes, sumisos y obedientes,

el poder y la iglesia les prefiere,

y la banca y el rico así les quiere.

Dejad de ser por tontos los sirvientes.

                               Antonio Pastor Gaitero

DSCN6035